lunes, 16 de enero de 2012

Europa, una marioneta de Estados Unidos


Nueva rebaja de calificación de deuda a 9 países de la Eurozona, como no, por Standard & Poor´s. Enésima vez que desde el otro lado del Atlántico se toman decisiones a favor del dólar, perjudicando a los mercados de valores europeos, y claro, en contra del euro.


¿Pero quién es Standard & Poor´s? Es una agencia estadounidense de calificación de riesgos (o agencia de rating), vamos, que se dedica a poner nota a países o empresas en función de su situación económica, mala si hay riesgo de impago y buena si su situación es segura y estable.


El 90% del mercado está acaparado por tres de estas agencias, las tres estadounidenses, Standard & Poor´s, Moody´s y Fitch, que campan a sus anchas con el oligopolio que se han montado, y que a su vez permite el gobierno yanqui, vergonzoso. De ahí que sus decisiones tengan claros objetivos políticos. Aunque quizá peor que ellas, son todos aquellos que se creen sus revisiones y pronósticos y acaban acudiendo al mercado posicionándose en la dirección que estas agencias marcan. Se han hecho con un poder incomprensible para ahogar empresas, para tumbar la bolsa europea cuando les viene en gana, e incluso para poner países contra las cuerdas.


Estas tres agencias, son las mismas que no detectaron las hipotecas basura que originaron la crisis en E.E.U.U, la mismas que calificaban a Enron con una nota normal 4 días antes de que fuera a la bancarrota, y las mismas que también calificaban con buena nota a Lehman Brothers antes de su caída. Y me pregunto yo, ¿qué más hace falta para que pierdan su credibilidad?


Y si además cuento lo siguiente, blanco y en botella. Estas agencias se registran también como agencias de periodismo, de forma que no tienen ninguna responsabilidad económica sobre sus informes, porque lo que hacen es una “labor de información”. Así si una firma de auditoría responde con su patrimonio ante una quiebra no advertida, estas agencias no, están exentas de estas obligaciones.


Ya es hora de crear en Europa una agencia de calificación de riesgos, que contrarreste el efecto yanqui y que defienda los intereses europeos de una vez. Hasta entonces, y como digo en el título, nos moveremos al ritmo que E.E.U.U. tire de los hilos, como una triste marioneta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario